Terapia Visual
La terapia visual es un tratamiento para solucionar problemas visuales o para potenciar habilidades visuales independientemente de si se necesitan gafas o no.

¿Cómo se hace terapia visual?

Se trata de ejercicios diarios que se hacen en casa y/o en consulta según la edad y situación de cada niño, trabajando habilidades visuales y perceptuales, como la memoria visual, la manipulación espacial de imágenes, la direccionalidad y lateralidad, coordinación ojo-mano, etc. Se trata de ejercicios diarios que se hacen en casa y/o en consulta según la edad y situación de cada niño, trabajando habilidades visuales y perceptuales, como la memoria visual, la manipulación espacial de imágenes, la direccionalidad y lateralidad, coordinación ojo-mano, etc. 

¿Qué corrige la terapia visual en los niños?

La terapia visual corrige o mejora numerosos problemas visuales en los niños normalmente asociados con la visión binocular:
 
Desalineamientos oculares no evidentes que pueden ocasionar fatiga visual.
 
Anomalías acomodativas que se asocian con dificultad o fatiga con los cambios de enfoque cerca lejos.
 
Trastornos o imprecisión del movimiento de los ojos, que puede ocasionar que nos saltemos las líneas, falta de concentración y más lentitud en la lectura y comprensión lectora.
 
Ambliopía u ojo vago.

En todos estos casos, algún elemento del sistema visual se ve comprometido e incapaz de mantener una binocularidad estable, por lo que tareas que debería el niño realizar sin dificultad, como la comprensión lectora, agilidad en lectoescritura, concentración, etc. suponen un gran esfuerzo y frenan su aprendizaje. de manera que a estos niños les resulta muy costoso mantener la atención en un texto y comprender lo que leen. En ocasiones la psicomotricidad y el aprendizaje de habilidades motoras también se ve diezmado, quedando igualmente rezagados en destrezas deportivas o habilidades relacionadas con la movilidad.

¿Los adultos necesitan terapia visual?

En repetidas ocasiones, acuden a consulta adultos que refieren cansancio ocular, fatiga visual, dolores de cabeza e incluso mareos ocasionales. En muchos casos esto es debido a una anomalía o fatiga en los músculos encargados de mover los globos oculares y dificulta la coordinación entre un ojo y otro. Esto trae como consecuencia diferentes síntomas como los mencionados anteriormente y que se solucionan con un entrenamiento visual adecuado. 
 
Igualmente pueden beneficiarse de la terapia visual el jóvenes o adultos que quieran potenciar habilidades visuales encaminadas a mejorar la práctica deportiva, memoria y percepción visual.

¿Qué No corrige la terapia visual?

Algunas veces nos preguntan si con terapia visual podemos prescindir del uso de gafas o lentes de contacto. La respuesta es no. La terapia visual no corrige ni compensa defectos refractivos como la miopia, hipermetropía o astigmatismo. 

Trastornos de Aprendizaje

“Aprender a ver” puede modificar nuestro comportamiento.

La dificultad para memorizar textos, mala ortografía, deficiente comprensión lectora, poca velocidad en lectura, dificultad a la hora de copiar… son señales que pueden enmascarar problemas de percepción y eficacia visual.

 

Cuando un niño no posee una visión correcta, realizar actividades esenciales para su desarrollo, como leer, estudiar o comprender, pueden verse limitadas o  derivar en un evidente fracaso escolar, no por desinterés del alumno, sino porque exista alguna anomalía en la visión que impida o entorpezca la realización de estas tareas.

Abrir WhatsApp
¿Tienes alguna pregunta?
Hola 👋
¿Tienes alguna duda?
Estamos encantados de ayudarte 😄